Dime como respiras, y te diré quien eres.

La respiración nos marca el ritmo de la vida. Así como estas respirando, así te encuentras a nivel emocional y mental.

En este post haremos un viaje a traves de la respiración, donde podras descubrir la importancia y el potencial de algo tan basico y sencillo que lo pasamos por alto. Nuestra mente prefiere ocuparse de cosas mas complejas, que no hacen mas que alejarnos de nuestro estado natural.

En compañía de nuestra invitada de hoy volvemos al equilibrio físico, emocional y mental, a una forma de vivir cada situación desde la calma.

Recuerda que la respiración nos sincroniza con la vida.

chair, beach, coast

Prueba a vivir sin mi.

Si me dices como respiras, sabre como te encuentras. Te lo digo yo.

Me presento, soy la Respiración, ya sabéis esa de la que dijo el estrés que no me puede ni ver (por si te interesa lo dijo en este articulo).

Lo dice con la boca pequeña.

No es que nos llevemos mal, lo que ocurre es que no podemos estar al mismo tiempo en el mismo lugar, somos como el agua y el aceite.

Tenemos una relación cordial, de echo me llevo bien con todo el mundo.

Nadie puede vivir sin mi.

Sin embargo, no me aprecias como me merezco. Ocurre lo contrario que con el estrés, con el tendrías que estar lo justito y prolongás su compañía mas de lo debido.

Y a mi ni caso.

Pasamos todo el día juntos sin que me prestes atención un instante. Si experimentaras lo sanadora de mi compañía, no me soltarías de la mano.

A través de los tiempos he sido considerada como algo inseparable de una buena salud y bienestar personal.

No me gusta darme importancia, es lo que dicen de mi.

Mi nombre viene del del latín respirare, compuesto por el prefijo re- (reiteración) y el verbo spirare (soplar). De spirare también viene la palabra espíritu.

En muchas culturas alma y aliento están íntimamente emparentados. Alma viene del latín “ánima” comparte la misma raíz con el griego “anemos” (viento), por tanto, el alma es el hálito-viento-soplo divino, aquello que anima un cuerpo.

Ves lo que os decia, que soy divina.

En la Antigua Grecia me llamaban pneuma que significaba, además del nombre por el que me conoces, respiración, también alma / aire / espíritu.

Se ha traducido mi nombre de diferentes formas siempre asociado al alma, a la vida. En latín se dice “anima” que es alma. En Japón “ki” aire/espíritu. En sanscrito “prana”. En la Biblia Hebrea Dios da la vida a Adam insuflando a través de su nariz “neshimat jaim” aliento/aire de vida, y de ahí se derivan palabras como “neshama” alma.

No es mera casualidad el que todos los métodos tradicionales orientales destinados tanto al aprendizaje, como al cuidado de la salud, estén siempre buscando mi compañía.

Tanto el pranayama indio o la práctica china de la concentracion del ki corporal en el tandem, unos tres centímetros debajo del ombligo, como la técnica de respiración larga japonesa, todos cuentan con mi apoyo.

Cualquier camino que emprendas hacia el cuidado de la salud no sera suficiente si no me haces caso, además de lograr una mente en calma.

Mi amiga la mente ya se presentara en otro momento. Anda muy ocupada.

Ves la importancia que se me ha dado desde el inicio de la civilización, y no es porque sea una buena comercial, ni vaya haciendo la “pelota” a nadie, es porque soy de gran ayuda.

Me atrevo a decir que insustituible.

Soy autentica, sincera, natural, tranquila, sensible, paciente, honesta, una buena compañía allá donde vayas, y hagas lo que hagas.

Algo mágico ocurre cuando nos ponemos de acuerdo, nos sincronizamos, cuando te haces consciente de mi presencia.

Tu cerebro se organiza

Tu sistema nervioso se re-equilibra

Se fortalece tu sistema inmune

Te anclas en el momento presente, pasando tus problemas a un segundo plano.

Así que, por favor, sigue leyendo. Seguro que al final de estas palabras nos hemos hecho mas íntimos. Estoy impaciente por ayudarte.

La Respiración marca el ritmo de la Vida

Que quiere decir la Respiración con que no la haces caso, pues que respiras de manera automática, y no aprovechas el potencial de la respiración consciente.

Dime cuando ha sido la ultima vez que te paraste a escuchar tu respiración.

Es necesario recuperar una respiración natural, armoniosa, libre. La cual suele deteriorarse terminando en una respiración superficial debido a todo tipo de bloqueos: tensión física, conflictos emocionales, pensamientos negativos,…

Una forma de respirar lenta, profunda, rítmica, pausada es el fundamento de la salud física y mental.

La calidad de la respiración marca la calidad de tu vida. De la función respiratoria dependen las demás funciones del organismo.

Por lo que aprender a respirar se antoja algo esencial.

Es el primer paso para recuperar tu equilibrio natural y poder reducir estados de estrés y ansiedad, es el movimiento esencial que da cuenta exacta de nuestro estado vital y emocional.

La respiración es el nexo de unión entre el cuerpo, la mente y el sistema nervioso. Además de conectar la mente inconsciente con la mente consciente. Lo que significa que nos volvemos coherentes.

Es decir, lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos va en la misma dirección.

A través de la respiración consciente logramos mantener la atención en el momento presente, que es el mejor remedio para salir de una situación continuada de estrés, de un momento de tensión, de un ataque de pánico o ansiedad.

Y si te acuestas con ella, lograras echar al insomnio de la cama.

¿Te parece sorprendente que por el simple hecho de respirar se consiga todo esto? Pruebalo.

Cuando conocí a la respiración

Empece a experimentar esta forma de respirar de forma consciente cuando comencé a practicar Aikido y Yoga.

Y me cambio la vida.

Todo suma, la práctica del Aikido y el Yoga trabajan a todos los niveles, son disciplinas transformadoras. Se cultiva el cuerpo y la mente.

Pero en mi experiencia, lo que marca la diferencia entre una actividad que entretiene y te mantiene en forma, y otra que además de eso te aporta equilibrio emocional y mental, es la respiración.

Si practicas Yoga sin respiración consciente, te aseguro que los beneficios de esta maravillosa disciplina se reducen a una mínima expresión. Y que decir del Aikido sin respiración, pues resumiendo, que nos es Aikido.

Acabas haciendo gimnasia y técnicas marciales, desapareciendo la esencia de estas artes del conocimiento y el bienestar integral, como son el Yoga y el Aikido.

Cuando interiorice la respiración todo lo aderezaba con este condimento sencillo de usar y barato. Conduciendo tomaba las curvas expirando, accedía a los carriles inspirando.

Podréis pensar que se me “piro la olla”.

Tal vez, pero es mas agradable, y mas saludable, expirar que gritar al conductor del coche que se había metido de mala manera.

Otra aplicación que resulto maravillosa fue la de dormir a mi hija, que por entonces era un bebe, respirando, sincronizando nuestras respiraciones. Mano de santo. Probarlo los que tengáis bebes. Es mágico.

Con esto quería contaros como el hecho de cambiar la respiración, de ser un acto involuntario al que no se le presta atención, y pasar a convertirse en algo consciente, la convierte en una herramienta muy efectiva para gestionar estados emocionales, para conectar con la relajación y acallar la mente.

El ancla del momento presente

Uno de los motivos por lo que prestar atención a la respiración es tan beneficioso es porque nos trae al “aquí y ahora”. Desaparece el pasado y el futuro, solo existe el presente.

Es la clave de la concentración y la meditación mantener la atención en un solo objeto sin ninguna distracción. En este caso empleamos la respiración como ese objeto de atención.

¿Y por que la respiración?.

Va siempre con nosotros.

Y cuando se comienza a realizar ejercicios de concentración y meditación es la forma mas sencilla, por supuesto depende de cada persona, para mantener la atención y no distraerse.

Usamos la respiración como un ancla, cuando nuestra mente se pone a navegar y va de pensamiento en pensamiento, tiramos del ancla de la respiración y volvemos al aquí y ahora. No importa las veces que te distraigas, vuelve una y otra vez.

Tira del ancla.

Existen muchas técnicas de respiración. Con una seria suficiente, pero nuestra mente protestaría.

¡Vaya aburrimiento, siempre lo mismo!

Además, según la técnica que se emplee se consiguen distintos beneficios. Por lo que existen muchas formas diferentes de emplear la respiración.

También existen variedad en los métodos porque según la forma en que respiramos estamos activando diferentes sistemas del organismo.

Algo maravilloso, si lo ponemos a nuestro servicio, es la incidencia que tiene en el sistema nervioso.

Un aspecto de la respiración consciente , que no apreciaras si no te paras a observar, es la pausa que se produce entre la inhalación y la exhalación.

El ritmo esta hecho de pausas, y la respiración es ritmo, la vida es ritmo.

La respiración es un ejemplo claro de una de las leyes fundamentales de la vida, la ley de polaridad. Las dos fases, inhalación y exhalación, se alternan formando un ritmo.

Un polo depende de su opuesto, y así la inspiración provoca la espiración. Un polo no puede vivir sin el polo opuesto, porque si destruimos una fase, desaparece también la otra.

Cuándo pierdes el ritmo, te pierdes. No estas en el momento presente.

En la pausa eres el/la observador/a, recuperas el ritmo, la pausa de la vida y empiezas a disfrutar.

Cuando observas tu ritmo, se organizan los patrones de información. Tu patrón de ordenamiento, tu alineación. Recuperas el equilibrio.

Este asombroso ritmo que marca la respiración te acoge en ese sutil balanceo, del mismo modo que las olas te mecen.

Esa es tu ancla, utilízala para conectar con tu ritmo.

Observa como respiras.

El simple hecho de observar tu respiración es una gran ejercicio que puedes practicar en cualquier lugar.

Si te dijera que lo único que tienes que hacer es observar, me podrías decir, es fácil. Y no seré yo el que te digo lo contrario, y menos decirte que es difícil, palabra que tenemos que desterrar de nuestro vocabulario.

Lo que si te diría es que requiere práctica, como todo, y que una vez logres centrarte en tu respiración, sin ninguna distracción, los beneficios son increíbles.

La técnica es sencilla, tiene poco que explicar.

Buscas un lugar tranquilo, postura cómoda, ya sabes que si te tumbas corres el riesgo de dormirte, que esta genial, pero ya no estaríamos observando de forma consciente nuestra respiración.

Así que ponte cómoda/o, cierras los ojos, y comenzamos…

Toma consciencia, observa, ese lugar donde nace tu respiración. Donde comienza el impulso respiratorio. Localiza la zona del cuerpo donde comienza la inhalación. Del mismo modo localiza donde termina la exhalación.

Puedes “ver” que ese lugar se localiza en un punto cerca del ombligo, observa, observa…., sin analizar nada, sin emitir juicios, solo observa, observa,…

Cuando desees termina con el ejercicio ¿Como te sientes?

También puedes observar como respiran otras personas, como medio de aprendizaje. Para detectar en que estado se encuentran.

En mis clases es en el aspecto en el que mas incido y que mas observo en los alumnos. Y por supuesto, una herramienta fundamental, siempre presente, en la sesiones individuales, ya sea en terapia holística, que en una sesión de Coaching.

Observar como respiran la personas da mucha información.

Espero que a partir de ahora, esa observación de la respiración te ayuden en tu día a día. Practica entre cinco y diez minutos, y veras como todo cambia.

Se constante, son solo 10 minutos al día.

¿Como respiras ahora?

Soy yo otra vez, la respiración, espero que a partir de ahora me tengas mas en cuenta. Puedes contar conmigo en cualquier momento y lugar, siempre estaré ahí para echarte un cable.

Si ves que viene el estrés, y no te haces con el, no tienes mas que “silbar” acudiré al instante.

Te vuelvo a recordar, se que soy un poco insistente. Es “defecto” profesional, me preocupo por tu salud.

Que soy capaz de influir directamente en tu actividad cerebral, porque tengo relación directa con distintas partes de la corteza cerebral, donde se gesta el pensamiento, la percepción o la imaginación; vamos que “tengo mano” en la parte del cerebro que está implicada en los procesos de aprendizaje, la atención y la memoria.

Y no es que lo diga yo. Se ha investigado mucho sobre mis efectos y la evidencia cientifica es incuestionable.

Cuando nos conectemos y me hagas consciente, cuando me observes, acuerdate de todo lo que estas aportando a tu salud y bienestar.

A partir de ahora deseo que mi compañía te sea mas grata y nos veamos a menudo.

Es fácil, solo tienes que respirar. Es el inicio del camino de vuelta a tu vida, y es un comienzo transformador, asequible y que apenas te quitara tiempo.

Puedes visitarme aquí, me han puesto un Aula para mi sólita. ¡Que lujo!

Hasta pronto,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.