Respiración Completa

La respiración completa es la unificación de las respiraciones abdominal, intercostal y clavicular, integrando las tres. Tiene como base la respiración abdominal o diafragmatica.

Cada uno de estos tres tipos insiste en el llenado de aire en una zona distinta de los pulmones por lo que la respiración completa, combinando los tres tipos, consigue llenar completamente los pulmones de aire; y, recíprocamente, vaciarlos de forma total.

En la práctica, cuando se aprende a combinar las tres respiraciones, se practica primero en posición tumbado boca arriba, colocando una mano encima del vientre y otra en el costado, debajo de la axila.

Con el tiempo, esta técnica se vuelve natural y se utiliza para muchas técnicas de respiración. Así como en la práctica de Yoga.

  1. Inspirar lenta y profundamente con el vientre, dejando entrar el aire en la zona baja de los pulmones a medida que desciende el diafragma y el abdomen se expande.
  2. Abrir las costillas, sin forzar, permitiendo entrar aún más aire en los pulmones. Nota como las costillas se separan.
  3. Levantar las clavículas, sin elevar los hombros, para hacer entrar aún un poco de aire y terminar así de llenar los pulmones. Durante toda la inspiración el aire debe entrar progresivamente, sin cortes, de manera continuada.

Vaciando 1) primero la parte superior de los pulmones, 2) luego el pecho que se desinfla y, por último, 3) el vientre que desciende hasta que sale todo el aire.

Algunas técnicas se realizan efectuando la espiración en sentido inverso, pero lo más importante es efectuar los tres pasos encadenados.

CONSEJOS:

  • No debe hacerse ningún ruido al respirar. Es esencial respirar silenciosamente.
  • Tanto la espiración como la inspiración serán silenciosas, lentas, continuas y cómodas, sin forzar.
  • Toda la atención consciente ha de estar en el acto respiratorio, de manera que los tres movimientos de la respiración completa se puedan advertir, pero armoniosamente encadenados.
  • Esta respiración no debe provocar ni molestias ni fatiga.
  • Se puede ejercitar tanto como uno quiera, en cualquier momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.