Encuentra esos espacios donde reconectar

Hace tiempo. Unos meses ya. Tuvimos mi hija y yo una conversación sobre música. La recuerdo porque me pase de listo y….

…zas, zas, zas.

Te pongo en antecedentes.

Aborde la conversación desde esa aptitud de “abuelo cebolleta” en donde todo lo nuevo, lo que hacíamos de jóvenes, en este caso la música que escuchábamos, era mucho mejor que lo de ahora.

Así que la desafié a que me dijera una canción de sus favoritas.

Todo, con el afán, incluso con la seguridad que da la ignorancia, de reírme (con cariño eso si) y de tirar por tierra la música que escucha, en favor de la que yo prefiero.

Y muy segura, me dice Falling de Harry Styles.

Pues eso.

Zas, zas, zas.

Para empezar la canción me gusto. Y lo que mas me sorprendió fue la letra.

Como siempre no se puede juzgar por las apariencias.

Cantante joven y guapete, pues esta claro…

… las letras que escribe hablaran de lo triste que se siente porque se ha quedado sin datos en el teléfono, y su vida se viene abajo al no poder publicar en Instagram….

Nada mas lejos de la realidad.

Manteniéndome en mis trece, dije que la letra no seria suya.

Letra suya y con mensaje.

Mas…

….zas, zas, zas.

La canción hace grandes preguntas, envueltas en una historia de desamor, plantea preguntas que nos deberíamos hacer todos cuando pasamos por momentos difíciles.

​¿Qué soy ahora? ¿y si soy alguien que no quiero tener cerca?

Guauuu….como pregunta que hacerse no esta mal.

La respuesta que da (en la canción digo)

Sincera.

Fallling (Estoy cayendo).

Lo bueno es que cuando uno cae hasta el fondo, solo hay una dirección que seguir.

Y es…

Hacia arriba.

Continua la canción…

¿y si estoy deprimido? ¿y si ya me rendí? Estoy cayendo.

Eso lo tiene claro…va para abajo. Lo de rendirse no lo veo tan claro.

Dar respuesta a estas preguntas es importante, o al menos permitir hacérnoslas.

El bloquear esos sentimientos es el germen para muchos problemas.

Y para muestra un botón.

La obesidad.

Muestra una desvalorización con relación al aspecto físico.

Recuerdas la pregunta de la canción. ¿Y si soy alguien que no quiero tener cerca?

Una ligera “imperfección” o algunos kilos ganados tienen unas proporciones gigantescas y ya no puedes ver ni apreciar tus cualidades o atractivos físicos.

Poniendo toda la atención en lo que “carece de gracia”, tu cuerpo reaccionará a esto añadiendo aún más peso para hacerte comprender cuanto de dur@ eres hacía ti – mism@.

Y cuanto te auto – destruyes, aunque sólo sea por tus pensamientos negativos.

​El hecho de efectuar ejercicio y seguir una dieta no será suficiente para adelgazar, y hay tomar consciencia del verdadero origen del exceso de peso, que resulta de una situación de abandono.

Es necesario tomar consciencia de que me rechazo a mí – mism@.

¿Es o no importante hacerse ciertas preguntas?

¿Quién eres ahora? ¿Te aceptas? Y mas importante ¿Quién quieres ser?

Debemos encontrar espacios para dar respuesta a estas preguntas.

Y te voy a ofrecer uno. Uno que me ha permitido tener ese tiempo tan necesario para mirar hacia dentro y dar respuesta a mis necesidades.

Los retiros de bienestar. O espirituales, o de yoga, contemplativos, o como lo quieras llamar.

El nombre es lo de menos.

Desde bien joven he pasado fines de semana en la naturaleza. Es sanador.

Antes con música rock, litronas, y…

Ahora haciendo yoga, meditando, y… tratando temas un poco mas transcendentales e importantes para mejorar nuestra vida.

En esto si le doy la razón a mi hija. Ha mejorado la cosa.

Encuentra esos espacios donde reconectar contigo. Alejarse del bullicio, del ritmo de vida frenético de las ciudades, es una de las cosas mas sanadoras que existen.

Lo puedes hacer en un retiro o sentad@ en un banco en el parque.

Nuestro estilo de vida determina en gran medida el bienestar y la felicidad.

Los retiros espirituales son algo más que estancias y momentos para descansar y aislarse de las grandes ciudades en busca de paz y tranquilidad.

Los retiros ofrecen un espacio de encuentro con un@ mism@ y de recuperación mental, a través de la meditación, el yoga, y todo tipo de prácticas, en un entorno natural, que buscan precisamente el estar bien (bienestar).

La noción de retiro espiritual se utiliza para nombrar a la práctica que implica alejarse por un tiempo de las obligaciones cotidianas y de los asuntos materiales para dedicarse a uno mism@ y salir de las rutinas diarias.

Para cuidarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.