Desbloqueo emocional

Técnica respiratoria para liberar energía atrapada en los tres primeros centros energéticos (plexos nerviosos). Para que esta energía pueda fluir hacia el cerebro.

Al desbloquear esta energía estancada, estas liberando emociones acumuladas (culpa, miedo, tristeza, depresión, vergüenza, sufrimiento, dolor, baja autoestima, ira, agresividad, frustración o impulsividad).

Emplearas la respiración para impulsar la energía hacia arriba, y de esta forma transformar esas emociones de supervivencia en otras de naturaleza creativa (inspiración, libertad, amor, gratitud, bondad o alegría)

La respiración nos sirve para despegar la mente del cuerpo y desplazar toda esa energía acumulada en los tres primeros centros por la columna vertebral hasta el cerebro.

En este caso es una técnica de respiración activa.

Práctica

Se contraen los músculos internos del perineo (suelo pélvico, ano, genitales), y una vez cerrados, encoger los músculos de abdomen inferior hasta cerrarlos, y a continuación lo mismo con los músculos del abdomen superior.

Lo que se hace es apretar y contraer los músculos correspondientes a los tres primeros centros. Y llevar la atención a la parte superior de la cabeza, con la intención de bombear el aire desde el perineo (sacro) hasta el cerebro (cráneo).

Fase 1: Preparación

– Activa, contrae los músculos del suelo pélvico (perineo). Durante 5 segundos. Respira con normalidad. Repítelo 3 veces.

– Contrae los mismos músculos del perineo y, al mismo tiempo, los del abdomen inferior. Empuja la parte baja del abdomen hacia arriba y hacia dentro para cerrar los dos primeros centros. Respira con normalidad. Repítelo 3 veces.

– Ahora contrae los músculos de perineo, empuja hacia dentro los músculos del abdomen inferior, incorpora los del abdomen superior. Repítelo 3 veces, durante 5 segundos. Respira con normalidad.

– Coloca el dedo índice en la parte alta de la cabeza, en el centro, y presiona suavemente para que recuerdes bien ese punto cuando retires el dedo (recuerda que la energía acude allí donde pones la atención). Ese punto será tu objetivo.

– Respira de forma pausada por la nariz. Acompaña la respiración (inspiración) llevando la atención desde el perineo, pasando por la zona inferior del abdomen, por la superior, el centro del pecho, la garganta, el cerebro y, por último, la parte superior de la cabeza, donde antes has puesto el dedo.

– Con la atención en ese punto (cima de la cabeza) retén la respiración (pausa). Durante 10 segundos.

– Vuelve a colocar el dedo en la parte alta de la cabeza. Retíralo y asegúrate de que notas el punto sin ayuda del dedo.

– Ahora al inspirar por la nariz, imagínate que absorbes el aire por ese tubo (que une el perineo con el punto de la cabeza) como cuando absorbes liquido por una pajita. Cuando llegues al punto en la cabeza contén la respiración durante 10 segundos (mas o menos).

– Expira y relájate.

Fase 2: Unimos todo

– Con la inspiración ( y al mismo tiempo) contrae los músculos hacia dentro y arriba. Comienza por cerrar los músculos del perineo, recoge el abdomen inferior y contrae los del abdomen superior. Según aprietas los músculos, acompaña (con la atención) el camino de la respiración por las tres zonas.

– Mientras sigues contrayendo los músculos, lleva el aire al pecho, a la garganta y luego deja que recorra el cerebro, hasta la parte alta de la cabeza. Deja la atención en ese punto y contén la respiración durante 10 segundos aprox.

– Relájate mientras sale el aire.

– Repite todo el proceso 3 veces (como mínimo)

Observaciones

– Recuerda tensar los músculos mientras el aire sube por la columna vertebral hasta llegar a la cabeza. Visualízalo.

– Una vez termina la inspiración, y tu atención esta en el punto superior, mantén el aire dentro (retención en pulmón lleno).

– Al efecto físico de bombear el aire hacia arriba, le acompaña la energía almacenada en esos centros energéticos. Estas liberando energía que lleva mucho tiempo almacenada en los centros inferiores y la estas desplazando hacia los centros superiores, con los beneficios que ello implica.

– Practica y se paciente. Con la práctica lograras sincronizar todas las acciones, la visualización y la intención. Al final todo se convierte en un único movimiento.

Curiosidad

En estado normal el liquido cefaloraquideo tarde en ascender y descender 12 horas. Asi que “hidratas” el cerebro dos veces al dia.

Cada vez que activas y contraes estos músculos estas bombeando el liquido cefalorraquídeo hacia arriba, desde el sacro hasta el cerebro, acelerando el movimiento del fluido. Por lo que lo estas “hidratando” el cerebro y la medula espinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.